soy real no perfecta

La fibra dietética es, en su mayoría, materia vegetal indigerible. A menudo se afirma que comer mucha fibra puede ayudar con la pérdida de peso. Esto es cierto, pero es importante tener en cuenta que no todas las fibras son iguales. Parece ser que la fibra de tipo soluble tiene un mayor efecto en nuestro peso.

Esta fibra une el agua y forma un gel espeso en el intestino. Este gel puede reducir drásticamente el movimiento de los alimentos a través del estómago y el intestino delgado, y por lo tanto, enlentece la digestión y la absorción de nutrientes. El resultado final es una prolongada sensación de plenitud y reducción del apetito.

Un estudio de revisión demostró que el consumo adicional de 14 gramos de fibra por día se asocia a una disminución del 10% en la ingesta de calorías y una pérdida de peso de 2 kg durante 4 meses. En otro estudio de 5 años, se demostró que consumir 10 gramos de fibra soluble al día, estaba asociado con reducción del 3,7% en la cantidad de grasa en la cavidad abdominal.

La mejor manera de obtener más fibra en la dieta, es comer muchos alimentos vegetales como verduras y frutas. Las legumbres también son una buena fuente, así como los cereales integrales, la avena es uno de los cereales más altos en fibra soluble.